Blog Post La CNMC obliga a Telefónica a rebajar los precios de la fibra a Vodafone y Orange.


may

7

2013

La CNMC obliga a Telefónica a rebajar los precios de la fibra a Vodafone y Orange.

La CNMC ha decidido, tras un año de estudio, rebajar los precios que Telefónica está cobrando a Vodafone y Orange por el uso de las verticales de fibra, es decir los tramos que Telefónica tiene desplegados en el interior de los edificios y que constituyen un cuello de botella para el despliegue de otras redes. Esta decisión supone, en la práctica, que Telefónica se ve obligada a dar a sus rivales, Vodafone y Orange, los mismos precios que antes había pactado voluntariamente con Jazztel.

La decisión supone una rebaja del 15% respecto a los precios que estaban pagando Vodafone y Orange actualmente. Hace un año, Telefónica, Vodafone y Orange llegaron, después de años de negociaciones, a un acuerdo para compartir las redes verticales en el interior de los edificios, pero no llegaron a ponerse de acuerdo en el precio.

Por eso, recurrieron a la CMT, el antiguo regulador de las telecomunicaciones –a la que ha sustituido la CNMC-, que decidió, de forma cautelar, que el precio que deberían pagar Orange y Vodafone sería el mismo que habían pactado cobrarse entre sí Telefónica y Jazztel por compartir las verticales, más un 15% adicional. Con ese 15% adicional, la CMT remuneraba el riesgo tecnológico en que había incurrido Telefónica al ser el pionero en el despliegue de esta tecnología, lo que le había obligado a incurrir en mayores costes puesto que la tecnología y los equipos estaban menos maduros.

Ahora, la CNMC, que ha heredado el caso, ha tomado una decisión definitiva que consiste en rebajar el precio en un 15% de forma que lo que pagarán Vodafone y Orange se equipara a lo que se pagarán, entre si, Telefónica y Jazztel. Para llegar a esta resolución, la CNMC no ha decidido eliminar la cláusula del 15% de prima por el riesgo tecnológico, sino que lo que ha hecho ha sido estudiar los costes actuales de Telefónica, y considerar que estos son menores que los que exponía entonces la operadora.

Como los costes se han reducido, aunque se incluya el premio del 15% en el precio final, el resultado es que la tarifa que debe cobrar Telefónica a sus rivales será la misma que cobra a Jazztel.

La decisión de la CNMC no afecta, por el momento, a los precios que puede cobrar Jazztel a sus rivales. Sin embargo, previsiblemente Jazztel también se verá obligada a rebajarlos posteriormente, porque si Vodafone y Orange reurren de nuevo a la CMNC, lo lógico es que aplique los mismos precios que ha aplicado a Telefónica.

Esta decisión supone un varapalo para Telefónica y un incentivo para que Vodafone y Orange aceleren el despliegue de su red, especialmente en las zonas ya cubiertas por Telefónica y Jazztel.

Es el segundo contratiempo que ha tenido Telefónica en la CNMC en los últimos días, puesto que recientemente los servicios técnicos han propuesto una resolución en la que se da la razón a Yoigo en su conflicto con Telefónica, y se propone que se le permita revender la red móvil de 2G y 3G de Telefónica, sin necesidad de contar con su aprobación, como publicó hoy EXPANSIÓN.

Los precios definitivos se aplicarán con carácter retroactivo. En octubre de 2012, Telefónica y Jazztel firmaron un acuerdo para el despliegue conjunto de redes de fibra óptica, por el que se comprometían a compartir el último tramo de la red en 3 millones de viviendas. En marzo de 2013, Orange y Vodafone también pactaron un despliegue conjunto de fibra óptica, pero usando el último tramo de la red de Telefónica instalado en los edificios. Para facilitar la planificación y el despliegue, la CNMC fijó en julio de 2013 unos precios cautelares para el acceso a las verticales de Telefónica.

En el caso de las acometidas (el último tramo que conecta la vertical con el hogar de los usuarios), la CNMC ha aprobado unos precios un 6,15% inferiores a los acordados entre Jazztel y Telefónica. Esta reducción se ha impuesto para tomar en consideración la depreciación media de las acometidas de fibra instaladas.

Según datos de la CNMC, a finales del primer trimestre de 2014 había 7,35 millones de accesos de FTTH instalados, de los que el 83% pertenece a Telefónica. Algo más de 745.000 líneas de FTTH estaban en servicio, el doble que el año anterior.

El acceso a la fibra óptica en el interior de los edificios es un cuello de botella para los operadores que despliegan nuevas redes. El primer operador que tiende fibra en un edificio podría convertirse en el único y monopolizar el servicio prestado sobre la fibra óptica. Por eso el regulador impuso la obligación simétrica de que el primer operador en acceder a un edificio debía atender las solicitudes razonables de acceso de otros operadores y ofrecer el acceso al último tramo de la red de fibra óptica a precios razonables.

Comments are closed.